Benjamín Péret

Antonin Artaud

Paul Eluard

inicio

 

Que no hay amor feliz

Nada tiene seguro
El hombre ni flaqueza
Ni fuerza ni corazón
Si cree abrir los brazos
Una cruz es su sombra
Cuando quiere ceñir
Su vida la destruye
Es su vida un extraño
Doloroso divorcio
Que no hay amor feliz

Se parece su vida
A soldados sin armas
Que se hubiera vestido
Para muy otro fin
De qué puede servirles
Alzarse de mañana
Para hallarse a la tarde
Desarmados sin fe
Repetid «vida mía»
Y contened el llanto
Que no hay amor feliz

Amor mi bello amor
Desgarradura mía
Yo te llevo en mi ser
Como pájaro herido
y aquéllos sin saber
Miran cómo pasamos
Diciendo tras de mí
Palabras que he trenzado
y por tus grandes ojos
Murieron sin vivir
Que no hay amor feliz

De aprender a vivir
No hay tiempo es tarde
Lloremos en la noche
Nuestro llanto al unísono
Con cuántas pesadumbres
Pagamos un temblor
Y con cuántos dolores
La mínima canción
Por un son de guitarra
Cuánto hay que gemir
Que no hay amor feliz

Que no hay nunca amor
Que no sea un dolor
Que no hay nunca amor
Que no nos llegue a herir
Que no hay nunca amor
Que no pueda humillar
Ni el amor a la patria
Más que el amor a ti
Que no hay nunca amor
Que no haga llorar

Que no hay amor feliz
Nuestro amor es así

Todas las habitaciones de mi vida

Todas las habitaciones de mi vida
Me habrán estrangulado con sus paredes
Aquí los murmullos se ahogan
Los gritos se rompenAquellas en las que viví solo
Con grandes pasos vacíos
Aquellas
Que guardaban sus espectros antiguos
Las habitaciones de indiferencia

Las habitaciones de la fiebre y aquella que
Había yo instalado para ahí fríamente morir
El placer alquilado Las noches extranjeras

Hay habitaciones más hermosas que las heridas
Hay habitaciones que os parecerán banales
Hay habitaciones de súplicas
Habitaciones de luz baja
Habitaciones dispuestas a todo excepto a la felicidad
Hay habitaciones para mí de mi sangre para siempre
salpicadas

En todas las habitaciones viene un día en que el hombre
se despelleja vivo
En que cae de rodillas que pide piedad
Que balbucea y se vuelca como un vaso
Y padece el suplicio espantoso del tiempo
Derviche lento es redondo el tiempo que gira sobre sí mismo
Que mira con ojo circular
El descuartizamiento de su destino
Y el pequeño ruido de angustia antes de las
Horas antes de las medias
No sé nunca si eso va a sonar por mi muerte
Todas las habitaciones son habitaciones de justicia
Aquí conozco mi medida y el espejo
No me perdona

Todas las habitaciones cuando por fin me he dormido
Han lanzado sobre mí el castigo de los sueños

Porque no sé de los dos lo peor soñar o vivir.

 

Louis Aragon, nació en París el 3 de octubre de 1879. Niño prodigio literario, había escrito, a los siete años, una novela completa publicada más tarde (1923) en "Littérature", revista mensual del Dadaismo, en la cual se comparó a otro prodigio, este último musical: Mozart. Aragon hizo sus estudios en París, donde ingresó a la Escuela de Medicina. Pero tuvo que interrumpirlos al estallar la guerra de 1914 y ser llamado a las armas. Después de ser desmovilizado los reanudó, y a los veinte años ingresó como practicante a un gran hospital de París. Convencido, sin embargo, de que la literatura y no la medicina era su verdadera vocación, publicó, en 1920, su primer volumen de versos, titulado "Feu de joie" (Fuegos de Alegría), bien recibido por la crítica. Lo siguió "Anicet" (1921), cuyo héroe vive una serie de aventuras entre los anarquistas de París, en 1911. Esta obra tuvo la particularidad de ser una de las primeras escritas con la técnica cinematográfica.Concluida la guerra, Aragon lanzó, en compañía de André Breton, Philippe Souppault y Tristan Tzara, el bullado Manifiesto Dadaísta que, según sus organizadores, era un "estado de ánimo" más bien que una escuela y que se manifestó a través de una serie de extravagancias espectaculares, como la de lanzamiento de huevos durante las exposiciones y conferencias, quebrazones de vidrios y otras que hacían fruncir el ceño a los críticos y al público severo. A mediados de la década que siguió. desde 1920 a 1930, el Dadaismo se disolvió en diversos grupos, el principal de los cuales fue el Surrealismo (1924), dirigido también por Breton y al que se unieron Souppault y Aragon. Para todos ellos, el Surrealismo significa a un automatismo psíquico mediante el cual se podía expresar el funcionamiento real del pensamiento; o sea, el subconsciente entraba en literatura. Por aquella época, Aragon escribió "Le Paysan de París" (El Campesino de París), obra clásica de la etapa experimental surrealista.Después de algunos viajes por Europa, Aragon contrajo matrimonio con Elsa Bougmolov, conocida por el seudónimo literario de Elsa Triolet. Quizás su matrimonio influyera en el cambio que se operó a partir de entonces no sólo en su estilo, sino que en su vida, creencias y temperamento. Es el hecho que, en 1930, rompió con el surrealismo e ingresó al Partido Comunista, y celebró su conversión con "Front Rouge" (Frente Rojo). Como escritor fue líder del "Movimiento del Realismo Socialista", secretario de la Asociación Internacional de Escritores en la Defensa de la Cultura" e integrante de la redacción del periódico comunista "L' Humanité" y, más tarde, de las publicaciones "Le Soir" y "Europe".