Benjamín Péret

Antonin Artaud

Paul Eluard

inicio

El surrealismo siempre ha sido para mí una nueva forma de magia. La imaginación, el sueño, toda esta intensa liberación del inconsciente que tiene por finalidad hacer aflorar a la superficie del alma lo que habitualmente tiene escondido, debe necesariamente introducir profundas transformaciones en la escala de las apariencias, en el valor de significación y en el simbolismo de lo creado. Lo concreto cambia completamente de vestido, de corteza, no se aplica más a los mismos gestos mentales. El más allá. lo invisible rechaza la realidad. El mundo ya no se sostiene.

El adiós del caballero

¡Qué bella es la guerra, Dios mío,
con sus cantos y su largo holgazanear!
A este anillo le he dado brillo yo.
Se mezcla el viento con vuestro suspirar.

¡Adiós! ¡Aquí está la botasilla!
El difunto después de dos piruetas
quedó muerto allá mientras ella
ríe ante su sorprendente destino.



El ombligo de los limbos

Dios-el-perro conmigo y su lengua
que atraviesa la costra como una saeta
del doble morrion abovedado
de la tierra que le causa ardor.

Y aquí está el triángulo de agua
que se aproxima con paso de chinche
pero que bajo la chinche ardiente
se transfroma en cuchillada.

Bajo los senos de la espantosa tierra
dios-la-perra se ha marchado,
de los senos de la tierra y de agua congelada
que pudren los agujeros de su lengua.

Y aquí está la vírgen-del-martillo
para masticar las cuevas de la tierra
donde la calavera del perro del cielo
siente crecer el horroroso nivel.




Poeta Negro

Poeta negro, te obsesiona
un seno de doncella
poeta amargo, la vida se agita
y arde la ciudad
y el cielo se diluye en agua,
y tu pluma punza el corazon de la vida.

Selva, selva, ojos irisados
sobre pinaculos que se multiplican
hilos de tormenta, los poetas
montan caballos, montan perros.

Los ojos se enardecen, las lenguas giran
el cielo fluye hacia las fosas nasales
como una leche azul y nutritiva;
estoy atento a sus bocas
mujeres, rígidos corazones de vinagre.




Centro-Madre Y Patron-Gato

Me dirijo al totem amurado
porque el totem mural es de una manera
que las composiciones viscosas
del ser
ya no lo pueden montar de cerca.

Ese totem reprimido
es sexo carnaza,
es una carne
de repugnancia incongruente
ese esqueleto
que no puede ser
mestizado,

ni de madre, ni
de padre no-nacido,
sin ser
la cerne-gata
que se fornica
con patron-gato.

Pero el vientre
no habia sido despachado
cuando totem
aprarecio en la historia
para desalentar
su entrada.

Y se hizo necesario empujar vientre a vientre
cada madre que queria penetrar
gata-polilla en patron-gato

en el aniquilado tubo sublevado
como en medio
de la panacea:

gata-polilla y patron-gato
son las dos palabras chanchas
que han inventado padre y madre

para gozarla sin privaciones
¿Quien? ¿El?
totem ahorcado

igual que un miembro en un bolsillo
que la vida descuartiza
tan próxima,
que el totem amurado va a terminar
reventando la panza de nacer

atravesando la pileta inflada
del sexo de la madre abierta
por la cerradura de patrón-gato.




El pesa-Nervios

Allí donde tiemblan vitriolos vivientes
los poetas elevan sus manos,
el cielo ídolo sobre las mesas
se vuelve sobre si mismo, y el fino sexo

empapa una lengua de hielo
en cada agujero, en cada lugar
que al avanzar el cielo deja libre.

El suelo está emparedado de almas
y de mujeres con un sexo hermoso
donde los minúsculos cadáveres
reflejan sus momias.




La execración del padre-madre

La inteligencia llego despues de la imbecibilidad,
que desde muy cerca siempre supo sodomizarla,
Y DESPUES.

Esto da una idea aproximada del interminable
trayecto.

De una anticipación de no-ser,
de una asesina incitación del quizá
brotó la realidad,
como de la contingencia que la fornicaba.

Porque sabes por qué te condeno... yo
te condeno,-------
y yo, no lo sé.

El creador de las cosas no es un espiritu,
es un cuerpo, que para sobrevivir tenía imperiosamente que
crapular,
con su verga hasta taponar su nariz.

Klaver striva
cavur tavina
scaver kavina
okar triva

De filosofóa nada, de interrogante nada, nada de ser,
nada de nada, nada de repudio, nada de probablemente,

respecto del resto
estercolar, estercolar;

ARRANCAR LA COSTRA
DEL PAN RECOLECTADO;

depredaciones infames
de ebrios de salterios y copones,
el licor de las misas,
los bonzos tárticos son sus matracas,
apareciendo no-nacidos de un mamtram adulterado,
sedimento como cáscara de un antiguo crimen,
¡inodoros de sublimidad!

se acerca el momento en que el vertedero que defecamos

en los tachos de basura bautismales de las pilas
reconocera que el era yo.

Está bien, lo sé.

Y nunca fue otra cosa que un vertedero de letrina en vez
de un angel,
y mi vertedero supero al de ellos,
cuando obligado a escardillar en las gomas sifiliticas
entendi que yo era el escardillado,
y que le cagan lo que uno cago,
si mucho antes
uno no toma
el recaudo de sifilizar,

la verga grano
EN EL OLISQUEO DE LA TROMPA DE
LA VOLUNTAD.


Antonin Artaud (1896 - 1948)

Dramaturgo francés, poeta, actor y teórico del movimiento surrealista que intentó reemplazar el clásico teatro francés por su Teatro de Crueldad, una experiencia primitiva que intenta liberar y revelar el subconciente humano.
La filiación griega de sus padres introdujo al joven Artaud al misticismo. Pero sus desórdenes mentales lo obligaron a confinarse repetidamente en un asilo.
Por entonces escribió sus poesías L"ombilic des limbes y Le Pése -nerfs ambas de 1925.
Después de estudiar actuación en París, hizo su debut en el Aurélien Lugné, teatro surrealista pero rompió con el movimiento cuando André Breton se afilió al partido comunista.
Participó en películas como Napoleón (1927) y La Passion de Jeanne d'Arc (1928).
El Manifeste du théatre de la cruauté (1932) y Le Théatre et son double (1938) buscaban una comunión entre el actor y la audiencia, una mezcla mágica de gestos, sonidos y una escenografía e iluminación inusual. Todo ello combinado para crear una forma de lenguaje superior a las palabras capaz de impresionar al espectador con su lógica.
Las obras de Artaud nunca fueron tan importantes como sus teorías. Les Cenci (1935) fue un fracaso pero su espíritu experimental la convirtió en una gran influencia. Sus otros trabajos incluyen una colección de textos escritos entre 1936 y 1948 sobre sus viajes a Méjico llamado D'un voyage au pays des Tarahumaras; Van Gogh, le suicidé de la societé (1947) y Héliogabale, ou l'anarchiste couronné (1934).